Buscar este blog

miércoles, 18 de octubre de 2017

Colmillos de minielefante

Foto: V. Aparici
Eso es lo que parecen, pero en realidad son las cochas de unos moluscos muy particulares, los escafopodos.

No son los únicos con este diseño externo ya que los gusanos trompetas (anélidos poliquetos) también coinciden en esta forma como los del género Amphitecna.

Los escafopodos constituyen un grupo menor en cuanto al número de especies que aportan al Tipo Mollusca. Así que os presento a nuestros nuevos miembros del blog: el más pequeño corresponde a Antalis dentalis y el más grande Antalis inaequicostata.

La adaptación al medio ha conseguido un cuerpo simple (ni siquiera tienen branquias) y una mínima cabeza de la que salen unos pequeños tentáculos (captáculos) con la que captura la minúscula comida que acaba triturando con su rádula (lengua dentada). 

Viven semienterrados en los fondos de sustratos blandos con el ápice (parte más estrecha de la concha) sobresaliendo. 


miércoles, 11 de octubre de 2017

Navegando a la deriva

En un trocito de plástico de uno de mis paseos encontré estos polizones:
Foto: V. Aparici
Del grupo de los percebes, estos crustáceos de pocos mm de longitud, són sésiles que significa que viven fijos a un sustrato aunque éste pueda moverse o no.

Todos estos organismos se engloban bajo la palabra Fouling (acumulación no deseada en superficies sólidas de material que merma su eficacia o función).

Esto se aplica en argot náutico cuando, en el casco de un barco, la proliferación de algas, microorganismos y animales con estructura calcárea (tubos de gusanos, bellotas de mar, caracoles, bivalvos, etc.) hace que disminuya la velocidad de navegación y el aumento del gasto en combustible.

Para ello se han diseñado pinturas antifouling que evitan esto, aunque las primeras dieron más problemas que soluciones.

El cobre ha sido el primer antifouling utilizado por los fenicios desde hace 3200 años. Es la armada británica la primera en colocar planchas de cobre protegiendo la madera del casco sumergida, denominada "obra viva", en barcos tan emblemáticos y bebibles como el Cutty Sark.

En el siglo XX aparecen en la última década pinturas con TBT (tributil-estaño). Fue extremadamente efectivo hasta que los biólogos marinos observaron que se cargaba todo lo que estaba vivo, estuviera o no en el casco. Si no que se lo digan a los ostreros franceses de la bahía de Arcachón, que estuvieron al borde de la ruina. El TBT desprendido por las pinturas, causó mortalidad en las larvas y deformaciones en las conchas de las ostras que llegaban a adultas, haciéndolas invendibles.

A principios de este siglo se fueron prohibiendo este tipo de pinturas y el cobre (también contaminante) vuelve a ser utilizado como biocida. Actualmente no existe ninguna pintura antifouling 100% ecológica.

Volviendo a nuestros polizones, si alguien quiere dedicarle algo de tiempo en saber que especie es aquí os dejo una pequeña guía:


Dibujos de Dosima fascicularis y Lepas pectinata de Nilsson-Cantell 1978.L. hilliL. anatifera y L. anserifera de Hayward and Ryland 1990.
Fuente: 
http://species-identification.org

Yo, desde mi humilde ignorancia, me declino por Lepas pectinata.

viernes, 6 de octubre de 2017

De todo corazón

Esta vez estamos ante un molusco bivalvo que si os lo encontráis en este estado, posiblemente no le haríais ni caso.

Foto: V. Aparici
Hay que decir, en honor a la verdad, que este no es su color natural. 

Con el tiempo ha ido perdiendo su periostraco que es una película delgada orgánica que cubre la concha y que fácilmente se degrada a la muerte del animal.

Esa capa le da su color marrón oscuro característico, salvo alrededor de los dos umbos donde al no llegar éste, se quedan blanquecinos.

Se trata del antiguo Isocardia cor que ha sido rebautizado como Glossus humanus.

Quizás penseis de donde se ha sacado estos nombres ya que poco se asemeja a un corazón.

La magia de los bivalvos es que cuando estan vivos son así:

Foto: V. Aparici

jueves, 5 de octubre de 2017

Scaphander lignarius

Hoy toca hablar un poco más de los moluscos, concretamente de un grupo dentro de los gasterópodos, los opistobranquios.

Durante su viaje evolutivo han perdido parte de la torsión espiral de su concha, han disminuido su calcificación e incluso algunos, como las babosas de mar o nudibranquios, la han perdido totalmente.

Foto: V. Aparici
En este caso os presento a Scaphander lignarius, de concha frágil y con bastante apertura que impide que el animal se pueda refugiar en su interior.

Es un gran amante de los fondos arenosos, donde sabe enterrarse muy bien ya que sus presas favoritas (poliquetos, escafopodos, erizos irregulares, foraminíferos, bivalvos, etc.) viven también enterradas.

De todos estos ya hablaremos.


jueves, 28 de septiembre de 2017

Choquito picudo

Ya dedicamos un post al sepión de la sepia común o Sepia officinalis titulado "De la mar a la jaula".

Pero esta misma semana, en uno de mis paseos por la playa, observé un sepión muy distinto a la de la sepia común.

No era de color blanco, sino rosáceo, más estilizado, acabado en punta (denominada espina) como se indica en la flecha de la foto, y más pequeño.

Foto: V. Aparici

Efectivamente al consultar las "guía de mar" vi que se trataba de la concha interna de otra especie de sepia: el choquito picudo o Sepia orbignyana.

Su nombre vulgar le viene por esa espina de su sepión que sobresale del cuerpo.

Nativa del océano Índico, ha penetrado en nuestro mar por el mar Rojo a través del canal de Suez.

Y para que veáis que no todas las sepias son iguales, os reproduzco las láminas de las dos especies de las que ya hemos hablado en este blog.


Imagen: Cephalopods of the world. FAO

Imagen: Cephalopods of the world. FAO

La fuente:
Jereb, P.; Roper, C.F.E. (eds)
Cephalopods of the world. An annotated and illustrated catalogue of cephalopod species known to date. Volume 1. Chambered nautiluses and sepioids (Nautilidae, Sepiidae, Sepiolidae, Sepiadariidae, Idiosepiidae and Spirulidae). FAO Species Catalogue for Fishery Purposes. No. 4, Vol. 1. Rome, FAO. 2005. 262p. 9 colour plates.