Buscar este blog

viernes, 6 de octubre de 2017

De todo corazón

Esta vez estamos ante un molusco bivalvo que si os lo encontráis en este estado, posiblemente no le haríais ni caso.

Foto: V. Aparici
Hay que decir, en honor a la verdad, que este no es su color natural. 

Con el tiempo ha ido perdiendo su periostraco que es una película delgada orgánica que cubre la concha y que fácilmente se degrada a la muerte del animal.

Esa capa le da su color marrón oscuro característico, salvo alrededor de los dos umbos donde al no llegar éste, se quedan blanquecinos.

Se trata del antiguo Isocardia cor que ha sido rebautizado como Glossus humanus.

Quizás penseis de donde se ha sacado estos nombres ya que poco se asemeja a un corazón.

La magia de los bivalvos es que cuando estan vivos son así:

Foto: V. Aparici

No hay comentarios:

Publicar un comentario