Buscar este blog

jueves, 13 de octubre de 2016

Y por fin aparecemos nosotros

Foto: V. Aparici

Desgraciadamente en nuestros paseos encontramos mucha basura que nos devuelve el mar: cajas de cebos de pesca, redes rotas que son un peligro para la fauna marina, bolsas de plástico, cajas de porexpan "corcho blanco", etc.

Inauguramos este tema con un flotador de red de pesca comercial en forma de donut.

Toda red de pesca necesita lastre (peso) abajo y unos corchos arriba para mantenerse desplegada bajo el mar. 

Para el lastre se sigue usando el plomo, que es un metal altamente contaminante. En cambio los corchos se han ido sustituyendo por elementos de plástico mucho más económicos que el corcho natural que producen los alcornoques.

El corcho es orgánico y con el tiempo desaparece pero los nuevos flotadores del polímero EVA (Etilenvinilacetato), la cosa cambia.

Aun así los organismos marinos aprovechan cualquier superficie, flote o no, para colonizarla  y hacerla suya.

Redes de embarcación pesqueira, en Portosín, Galicia (Spain). Foto: Luis Miguel Bugallo Sanchez

No hay comentarios:

Publicar un comentario